El acuerdo extrajudicial de pagos y los acuerdos de refinanciación

EL ACUERDO EXTRAJUDICIAL DE PAGOS Y LA FIGURA DEL MEDIADOR CONCURSAL

La ley concursal española contempla la posibilidad de que el deudor, ya sea persona física o jurídica, que se encuentre en situación de insolvencia, o que prevea que no podrá cumplir regularmente, inicie un procedimiento para alcanzar un acuerdo extrajudicial de pagos con sus acreedores. El acuerdo extrajudicial de pagos es un instrumento de posible solución de la situación de insolvencia al margen del procedimiento concursal, y con carácter previo al mismo, que persigue que las partes lleguen a un acuerdo bien de quita o bien de espera (aunque con ciertos límites legales).

Especial relevancia tiene en esta situación “preconcursal” la figura que conocemos como mediador concursal: su misión principal es ir reconduciendo a las partes, para que sean ellas mismas las que, en base a distintas reuniones que se van a celebrar, lleguen a un acuerdo.

El mediador concursal, una vez que ha sido designado, convoca a los acreedores a una reunión con el deudor. A partir de ese momento, asume una postura activa en la búsqueda del acuerdo, pudiendo presentar incluso una propuesta de acuerdo extrajudicial.

Si, por las razones que sean, el acuerdo extrajudicial que se ha iniciado no llega a culminar o es incumplido por el deudor, el mediador concursal está obligado a solicitar la declaración de concurso: hablamos de concurso consecutivo, regulado con algunas especialidades por la ley concursal. En este caso, el mediador concursal entrará en el procedimiento como administrador concursal, siempre que cumpla los requisitos legales previstos.

En IBISUM, disponemos de profesionales habilitados como mediadores concursales que le proporcionarán asesoramiento en todo lo relativo a los acuerdos extrajudiciales de pago con el ánimo solucionar la situación de insolvencia de nuestros clientes sin necesidad de acudir al procedimiento concursal.

LOS ACUERDOS DE REFINANCIACIÓN

Con carácter general, el deudor tiene el deber de solicitar la declaración de concurso dentro de los dos meses siguientes a la fecha en que hubiera conocido o debido conocer su estado de insolvencia.

Ahora bien, prevé la ley la posibilidad de que, dentro de ese plazo de dos meses, el deudor (siempre comunicándoselo al juez) inicie negociaciones con los acreedores para llevar a cabo un acuerdo de refinanciación.

Los acuerdos de refinanciación tienen por objeto incrementar el crédito disponible por parte del deudor: es decir, que se le realicen nuevos ingresos de tesorería por parte de quienes ya son acreedores (generalmente, entidades de crédito). También son acuerdos de refinanciación aquellos en los que se trata de renegociar las condiciones iniciales de un préstamo (aplazando su restitución, por ejemplo).

En IBISUM, contamos con un equipo de profesionales que le acompañará tanto durante el proceso de negociación de la fase previa al concurso, como durante todo el procedimiento concursal.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies