Acoso por deuda.

En nuestro sistema jurídico una deuda se puede reclamar por la vía jurídica y habiendo cumplido una serie de requisitos o pasos previos de comunicación.

Pero dicho esto también conocemos o vivimos, reclamaciones por parte de compañías que se dedican al cobro de morosos que ejercen una gran presión, sobre todo telefónica, para lograr cobrar.

Ante estos casos debemos conocer algunos preceptos que nos ayudarán a gestionar nuestro estado nervioso ante una llamada cohercitiva de esas características.

Una deuda para ser reclamada debe constar en una factura y  con un plazo de pago. Se puede reclamar extrajudicialmente incluso por una empresa dedicada a este rubro, pero hay una delgada línea que no debe sobrepasarse para convertirse en acoso.

Aquí estamos hablando de reclamaciones  de deuda por impagados de servicios u obras, no las generadas por empresas que recompran paquetes de deudas y comienzan una campaña de cobro donde su objetivo es lograr que el deudor pague, aunque sea algo, ya que compran por un volumen y lo que consigan se convertirá en su beneficio.

Toda deuda debe ser cierta, vencida y exigible por eso cuando nos amenazan con cualquier tipo de excusas como que vas air preso, nos vamos a quedar con todo tu sueldo etc. no nos tiene que producir especial quebranto, hay dos frases que si son ciertas y pueden cumplirse, te vamos a denunciar en tribunales y te meteremos en el fichero de morosos (con ciertas facultades) son dos amenazas que pueden pasar a ser reales, ya que la ley lo permite si se cumplen ciertos condicionantes.

Hay numerosos supuestos de cómo se puede generar una deuda y porqué no se paga, no todos los casos  son sospechosamente intencionados, pero, ¿cómo actuamos cuando un autónomo o pequeño empresario ve que el fruto de su esfuerzo o incluso parte de su patrimonio se ve inmerso en un intríngulis judicial para acabar delante de un juez sin tener la certeza de poder cobrar? En algunos casos la ley es demasiado protectora para con el deudor.

En Ibisum Advocats te asesoramos ante  casos de estas características, una buena gestión inicial nos puede ahorrar males futuros. Explícanos tu caso, te ayudaremos a resolverlo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies